PREFIERO DE ESTE LADO


Anoche veía un capítulo de la serie The Fall en donde escuché la siguiente frase: "La vida es una infame mezcla de voyeurismo y exhibicionismo". En tiempos de selfies y redes sociales donde abunda la exposición, parecería ser que estamos a caballo entre observar y ser observados, entre ser actores y espectadores. Me reconozco como un observador permanente, y en mi cabeza centro el foco de atención descartando lo que distrae y me molesta. Me gusta potenciar la visibilidad de aquello que a mi juicio lo merece y busco darle un lugar destacado desde esa perspectiva. Creo que como observador tampoco soy pasivo, por el simple hecho de elegir qué y cómo mostrar lo que quiero. Conozco a muchas personas a través de mi lente. Conozco sus gestos y sus miradas. Algunos no me conocen y frecuentemente tengo que presentarme frente a ellos para cerrar el vínculo del sujeto y el observador. También sé que soy observado. No de una manera tan directa, cercana e invasiva como en un retrato, sino de una manera no menos crítica a través de la exposición de mi trabajo. De mi visión del entorno. Para mí no es nada fácil ser observado. Ser el centro de las miradas no es mi elección. Prefiero estar de este otro lado. Prefiero observar desde el encuadre y compartir mi elección con quien quiera hacerlo. De ahí en más sé que también soy observado, pero con un filtro que desvía la atención sobre otros.

Siempre me cuesta salir en las fotos y pongo excusas y dilaciones. Esta vez lo hago, a pedido de Claudia, marcando la excepción que confirma la regla. Pero mejor, prefiero de este lado.

Recent Posts